La Declaración de Amsterdam

Durante la reunión del Consejo de Transportes del  14 de abril, los ministros de Transporte de los 28 estados miembros de la UE firmaron la Declaración de Amsterdam.

En ella se establecen acuerdos sobre las medidas necesarias para el desarrollo de la tecnología de conducción autónoma en la UE. En este documento, los Países Bajos, la Comisión Europea, los estados miembros de la UE y la industria del transporte establecen las normas y reglamentos que se permitirán a los vehículos autónomos para que se utilicen en las carreteras.

La falta de una buena cooperación entre los estados miembros de la UE, podría dar lugar a una mezcla de diferentes normas, evitando de este modo la disponibilidad a gran escala de esta nueva tecnología. Los acuerdos también se realizarán en otros ámbitos como en la responsabilidad, privacidad, seguridad de datos y los efectos de los vehículos autónomos en el tráfico y la red de carreteras. La Declaración tiene por objeto sentar las bases de esta cooperación.

Los beneficios de los vehículos  autónomos

En su discurso de apertura por el Ministro de Infraestructura y Medio Ambiente, Melanie Schultz van Haegen, remarcó que la tecnología de vehículos autónomos se está desarrollando rápidamente. Coches y camiones ya se están equipados con un gran número de funciones automáticas, incluyendo aparcamiento automático, asistente de frenado y asistencia en carretera.

En futuras generaciones los vehículos inteligentes, se harán cargo de cada vez más tareas del conductor. Los vehículos también serán capaces de estar conectados entre si e intercambiar datos.

Las funciones automáticas y la conectividad ofrecen muchas ventajas:

  • Una mayor seguridad.
  • Reducción de las emisiones de CO2.
  • Un flujo de tráfico mejorado.
  • Una forma más cómoda y relajada de viajar.
  • Un uso más eficiente de las infraestructuras y menos atascos de tráfico.
  • Más opciones de transporte para los grupos menos móviles, como los habitantes de zonas rurales, las personas mayores o las personas con discapacidad.

También se recalcó que los vehículos autónomos pueden ayudar al desarrollo de nuevos conceptos de transporte público. En estos momentos, muchos autobuses solo pasan una vez cada hora en muchas ciudades o municipios. Los vehículos autónomos presentan muchas más oportunidades para realizar un servicio más personalizado a un menor coste. Esto es muy interesante para las zonas poco pobladas de la UE.

En estos momentos se tienen en cuenta otros temas que deben tratarse, como la información en carretera. Los accidentes de tráfico, las condiciones meteorológicas o las obras en carretera dejan en evidencia que otros asuntos, como las infraestructuras deben de cambiar para adaptarlos a esta nueva tecnología

¿Cómo trataran este tema los diferentes gobiernos y como estos vehículos cambiarán el mercado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *